The Self-Examination Fast

In Leviticus 23:27, we read about a one day fast: “Also on the tenth day of this seventh month there shall be a day of atonement: it shall be an holy convocation unto you; and ye shall afflict your souls, and offer an offering made by fire unto the LORD.” What is this about? There is a confirming scripture in Jeremiah 36:6, which says: “Therefore go thou, and read in the roll, which thou hast written from my mouth, the words of the LORD in the ears of the people in the LORD’S house upon the fasting day: and also thou shalt read them in the ears of all Judah that come out of their cities.”

In other words God is saying. “I want you to set aside a certain time that you fast and seek Me, and here is the purpose for it- – – for self exam i nation and consecration.” When you do this fast, you need to say, “God, I’m doing a checkup on me spiritually. How am I doing? Do I love you like I loved you when I first met you? Have I drawn closer to You this year, or have I lost my passion? Is my worship what you desire? Is it at the level You desire? Am I living it before my children? Is my family seeing Christ in me? What about my temper? What about my words? What about my attitude? Am I negative? Am I ugly in my actions towards people? Lord, I’m bringing myself to You because I really do want to be more like You, and I need a self- examination. I’m seeing some things in my life that are not like You, and I want You to help me deal with them on this fast.” The one day fast is a fast of self examination.


Ayuno de Un Día De Auto Examinación

En Levítico 23:27, leemos acerca de un día de ayuno: ” A los diez días de este mes séptimo será el día de expiación; tendréis santa convocación, y afligiréis vuestras almas, y ofreceréis ofrenda encendida a JEHOVÁ. ” ¿A qué se refiere esta escritura? En Jeremías 36:6 la biblia nos confirma: “Entra tú, pues, y lee de este rollo que escribiste de mi boca, las palabras de Jehová a los oídos del pueblo, en la casa de Jehová, el día del ayuno; y las leerás también a oídos de todos los de Judá que vienen de sus ciudades.”

En otras palabras Dios nos está diciendo. “Quiero que apartes un tiempo para que ayunes y me busques, y el propósito es este—para que te autoexámenes y para tu consagración.” Al hacer este ayuno, necesitas proclamar, “Dios, me estoy haciendo un chequeo espiritual. ¿Estaré trabajando correctamente? ¿Te amo como te amaba cuando te conocí? ¿Me he acercado a usted este año, o he perdido mi pasión? ¿Es mi adoración suficiente? ¿Estoy en el nivel que usted desea mi señor? ¿Estaré viviendo en rectitud delante de mis hijos? ¿Mi familia mirara a Cristo en mí? ¿Cómo es que estoy proyectando mi genio? ¿Qué tal es mi vocabulario? ¿Qué pasa con mi actitud? ¿Soy negativo? ¿A caso soy malo en mis acciones hacia las personas? Señor, me quiero acercar más a usted porque realmente quiero ser más como usted, y necesito un auto examen. Estoy viendo algunas cosas en mi vida que no son de tu agrado y yo quiero que me ayudes a lidiar con ellas en este ayuno.